Misa Cantada. Guía práctica para la Schola Cantorum

Desarrollo del esquema de la Misa cantada, siguiendo el rito romano en su forma extraordinaria, destacando el papel que desempeña la Schola Cantorum.

Introducción

Cabe mencionar que este artículo lo hice con el único fin de facilitar un material de apoyo para quienes desean cantar, sea solos o en grupo, en una misa tradicional, no tengo intenciones de presentar un trabajo científico ni exhaustivo. Las partes marcadas con una ✠ serán ejecutadas siempre por la Schola Cantorum. Los tonos para los diálogos que aquí propongo son los más usados en domingos y solemnidades, los demás pueden ser ubicados en el Liber Usualis.

PROCESIÓN DE ENTRADA

✠ INTROITO

✠ KYRIE

Durante la procesión de entrada se podrá entonar alguna obra polifónica vocal o una obra instrumental adecuada. Una vez que el sacerdote llega al altar y hace la señal de la cruz se entonará el Introito seguido del Kyrie, todo esto mientras el sacerdote reza en voz baja las oraciones al pie del altar e inciensa.

 GLORIA

Con el Kyrie concluido, se esperará a que el sacerdote vaya al centro del altar y solo él entone el Gloria in excelsis Deo, a lo que la Schola Cantorum continuará con Et in terra pax hominibus hasta el final. De haber organista, ayudaría mucho que se le diera la melodía inicial del gloria al sacerdote.

ORACIÓN COLECTA

Acto seguido, el sacerdote cantará “DOMINUS VOBISCUM”, o “Pax Vobis” si es obispo, y la Schola responderá “ET CUM SPÍRITU TÚO”. El sacerdote cantará la oración colecta y terminará con la frase “PER OMNIA SAÉCULA SAECULÓRUM”; la Schola Cantorum responderá cantando AMEN, después del cual podrá sentarse junto con todo el pueblo para escuchar la Epístola. A continuación la musicalización.

EPÍSTOLA

Terminada la epístola todos responden recitando en voz baja: DEO GRATIAS. Inmediatamente se entona el gradual – aleluya o tracto

GRADUAL – ALELUYA o TRACTO

En algunas fiestas inmediatamente después del Alleluia se canta la secuencia.

EVANGELIO

Después del Gradual – Aleluya o Tracto, estando todos de pie, el sacerdote continuará diciendo “DOMINUS VOBISCUM”, a lo que la Schola Cantorum responderá “ET CUM SPIRITU TUO”. Sacerdote: “SEQUENTIA SANCTI EVANGELII SECUNDUM N…”, Schola: “GLORIA TIBI DOMINE”. El sacerdote cantará el evangelio, después del cual el pueblo recitará en voz baja “LAUS TIBI CHRISTI”. A continuación la musicalización.

SERMÓN

CREDO

Finalizado el sermón, el sacerdote irá al centro del altar y entonará él solo “Credo in unum Deum”, la Schola Cantorum proseguirá con el “Patrem omnipotentem” hasta el final. De haber organista puede ayudar al celebrante igual que como hizo con el Gloria.

OFERTORIO

Después del Credo, el celebrante cantará “DOMINUS VOBISCUM”, y la Schola Cantorum responderá “ET CUM SPIRITU TUO” con el tono antes mencionados. Luego de esta respuesta, al sacerdote solo se le oirá decir OREMUS ya que la oración siguiente la dice en secreto. Inmediatamente después de ese «oremus», la Schola Cantorum entonará el Offertorium propio de la misa mientras el sacerdote reza las oraciones, efectúa los ritos del ofertorio e inciensa.

Finalizado el canto del Offertorium si queda tiempo se puede proseguir con el órgano o algún otro canto adecuado. Toda música debe debe cesar aproximadamente cuando el sacerdote reza la oración secreta del ofertorio, esto es después de que gira y dice en voz baja “Orate frates”.

PREFACIO

Terminada la oración secreta se cantará el siguiente diálogo antes del prefacio:

Sacerdote: PER OMNIA SAECULA SAECULORUM

Schola: AMEN.

Sacerdote: DOMINUS VOBISCUM.

Schola: ET CUM SPIRITU TUO

Sacerdote: SURSUM CORDA.

Schola: HABEMUS AD DOMINUM.

Sacerdote: GRATIAS AGAMUS DOMINO DEO NOSTRO.

Schola: DIGNUM ET JUSTUM EST.

El sacerdote prosigue cantando el prefacio hasta el final. A continuación algunas formas musicalizadas.

TONO SOLEMNE

TONO SOLEMNÍSIMO

SANCTUS

Lo canta la Schola Cantorum inmediatamente después del Prefacio que siempre termina con “…una voce dicendes.”

CANON

Mientras se canta el Sanctus, el sacerdote empieza a rezar en voz baja el Canon; terminado el Sanctus, la Schola Cantorum se pondrá de rodillas.

Terminada la Consagración se podrá entonar algún canto o ejecutar alguna melodía con el órgano solo hasta la elevación menor del “Per Ipsum et cum Ipsum”, (el sacerdote lo dice en voz baja y solo contestan los monaguillos) que es cuando suena la campana concluyendo así la serie de preces que componen el Canon.

El sacerdote cantará “PER OMNIA SAÉCULA SAECULORUM” y la Schola Cantorum responderá AMEN. A continuación la oración preparatoria para la Comunión: La Oración Dominical.

Sacerdote: OREMUS. PRAECEPTIS SALUTARIBUS MONITI, ET DIVINA INSTITUTIONE FORMATI, AUDEMUS DICERE: PATER NOSTER, QUI ES IN COELIS; SANCTIFICETUR NOMEN TUUM; ADVENIAT REGNUM TUUM: FIAT VOLUNTAS TUA SICUT IN COELO ET IN TERRA. PANEM NOSTRUM QUOTIDIANUM DA NOBIS HODIE; ET DIMITTE NOBIS DEBITA NOSTRA, SICUT ET NOS DIMITTIMUS DEBITORIBUS NOSTRIS. ET NE NOS INDUCAS IN TENTATIONEM.

Schola Cantorum: SED LIBERA NOS A MALO.

A continuación la musicalización.

El sacerdote continuará con la oración en silencio y terminará cantando “PER OMNIA SAÉCULA SAECULÓRUM”, a lo que la Schola Cantorum responderá AMEN. El sacerdote cantará “PAX DOMINI SIT SEMPER VOBISCUM” y la Schola Cantorum responderá “ET CUM SPIRITU TUO”. Acto seguido la Schola Cantorum cantará el Agnus Dei. A continuación la musicalización.

AGNUS DEI

COMUNIÓN

La Schola Cantorum entonará uno o varios cantos apropiados al iniciarse la distribución de la comunión; una vez terminada esta, cuando se cierra el Sagrario, se canta en gregoriano o polifónico el propio del día (Comunnio).

POSCOMUNIÓN

Luego de purificar, el sacerdote rezará del lado de la Epístola (derecha) la Antífona de Comunión (que la Schola ya cantó al cerrarse el Sagrario), y volviéndose al pueblo, usando uno de los tonos antes mencionados, cantará “DOMINUS VOBISCUM”, a lo que la Schola Cantorum responderá “ET CUM SPIRITU TUO”.

El sacerdote continuará cantando la oración Poscomunión concluyéndose con el Amén de la Schola Cantorum.

ITE MISSA EST

Desde el centro del altar y vuelto al pueblo, el sacerdote cantará “DOMINUS VOBISCUM”, la Schola Cantorum responderá “ET CUM SPIRITU TUO”. Acto seguido, el sacerdote, o el diácono si lo hubiese, cantará “ITE MISSA EST” y la Schola Cantorum responderá “DEO GRATIAS”. La melodía dependerá de la misa que se haya escogido cantar, por tanto, sería ideal que el organista también ayude con la entonación.

ÚLTIMO EVANGELIO

Luego de la bendición final (que se recibe de rodillas) se continúa con el siguiente diálogo rezado antes del último Evangelio.

Sacerdote: DOMINUS VOBISCUM.

Schola: ET CUM SPIRITU TUO.

Sacerdote: INITIUM SANCTI EVANGELII SECUNDUM JOANNEM.

Schola: GLORIA TIBI DOMINE.

Al finalizar el último evangelio se responde “DEO GRÁTIAS”.

✠ ANTÍFONA MARIANA

En algunos lugares se suele cantar una de las cuatro antífonas marianas, dependiendo del tiempo litúrgico (Alma Redemptoris Mater, Ave Regina Coelorum, Regina Coeli o Salve Regina).

✠ SALIDA

La Schola Cantorum entonará un canto de salida o una obra instrumental.

¡Clic aquí para solicitar nuestros artículos por WhatsApp! ⇩

Samuel Soldevilla Burgahttps://traditioinvicta.org/autor/samuel-soldevilla-burga/
Estudió Filosofía y Sagrada Teología en la Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima. Recibió formación jurídica en la Universidad Católica Sedes Sapientiae y formación musical en el Seminario Santo Toribio de Mogrovejo, así como con profesores particulares especialistas en música sacra y canto gregoriano. A pesar de sus innumerables limitaciones es presidente y fundador de Traditio Invicta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

LO ÚLTIMO

Misa Cantada. Guía práctica para la Schola Cantorum

Desarrollo del esquema de la Misa cantada, siguiendo el rito romano en su forma extraordinaria, destacando el papel que desempeña la Schola Cantorum.