Tras anunciar su retiro el 11 de febrero del año 2013, el entonces Papa Benedicto XVI hizo efectiva su renuncia el 28 de febrero de ese año.

El 28 de febrero de 2013 a las 5:07 p.m. (hora local), Benedicto XVI abandonó el Vaticano en helicóptero con destino a Castel Gandolfo. Desde el balcón de la residencia de verano de los pontífices, el que había sido Papa durante ocho años se dirigió a las personas congregadas en la plaza para decirles: «Soy simplemente un peregrino que inicia la última etapa de su peregrinaje en esta tierra».

Concluido su traslado a Castel Gandolfo, y cerradas las puertas del recinto, comenzó la Sede Vacante.

En Castel Gandolfo, vivió durante dos meses, mientras se realizaban las adaptaciones oportunas en la que iba a ser su nueva residencia, en el antiguo monasterio Mater Eclesiae.

No obstante, durante esos 62 días, no estuvo solo. De hecho, las primeras imágenes “robadas” del Pontífice lo mostraban paseando por los jardines junto a su secretario personal, Mons. Georg Gänswein.

Además, recibió algunas visitas, como la de su sucesor el Papa Francisco, quien fue a Castel Gandolfo el 23 de marzo. Ese día, las primeras imágenes de ambos abrazándose delante del helicóptero y rezando en la capilla arrodillados en el mismo banco dieron la vuelta al mundo.

Resultado de imagen para benedicto xvi y francisco helicóptero

Poco más de un mes después, Benedicto XVI regresó al Vaticano donde le esperaba Francisco para darle la bienvenida. A partir de entonces, Benedicto XVI comenzó una nueva vida en el monasterio Mater Ecclesiae junto a las cuatro memores Domini (Rossella, Loredana, Carmela y Cristina), las laicas consagradas de Comunión y Liberación que le asisten desde entonces y el prefecto de la Casa Pontificia y secretario particular de Benedicto XVI, Mons. Georg Gänswein.

Aunque en las primeras imágenes que se difundieron tras su renuncia, se le vio que usaba bastón y que se movía con dificultad, él mismo se ha encargado durante los meses sucesivos de dejar claro que se encuentra «muy bien». Así se lo aseguró al actor italiano Lino Banfi cuando mantuvo un encuentro con él en el monasterio Mater Eclesiae, ocasión en la que también le indicó que «toca el piano, lee, estudia y reza».

En octubre de 2017, Mons. Gänswein desmintió los rumores surgidos en Facebook que afirmaban que Benedicto XVI estaba al borde de la muerte.

El 11 de febrero de 2017, al cumplirse cuatro años de la renuncia de Benedicto XVI al Pontificado, el P. Federico Lombardi, exvocero del Vaticano, afirmó que el Papa alemán vive en oración y con extrema discreción su servicio de acompañamiento a la Iglesia y de solidaridad con su sucesor, el Papa Francisco.

El sacerdote jesuita, que se desempeñó como Director de la Sala de Prensa durante el Pontificado de Benedicto XVI, dijo que si bien las fuerzas físicas de Joseph Ratzinger se han debilitado debido a su edad, “aquellas mentales y espirituales son perfectas”.

La tarde del 21 de diciembre de 2018, el Papa Francisco visitó a Benedicto XVI en el Monasterio Mater Ecclesiae para darle el tradicional saludo de Navidad.


¡Clic aquí para solicitar nuestros artículos por WhatsApp! 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here