Después de dos largos años y con más de tres millones de firmas, el referéndum para proteger el matrimonio natural de forma constitucional ya es un hecho.

En el año 2016, las organizaciones profamilia de Rumanía sextuplicaron el mínimo requerido para lograr una reforma constitucional que protegiera el matrimonio de la equiparación a otras realidades de convivencia.

Y eso que el reto no era fácil. Debían recoger un mínimo de 500.000 apoyos del censo, en al menos la mitad de los condados y, en cada uno de éstos, contar con al menos 20.000 firmas. Todo ello en seis meses.

Los tres millones de firmas recogidas, que suponen un 15% de la población del país, apoyan la reformulación del párrafo primero del artículo 48 de la Carta Magna de Rumanía, de tal forma que se reconozca de forma explícita que el matrimonio está formado por un hombre y una mujer.

“El referéndum que puede suponer el blindaje de la familia natural en la Constitución de Rumanía (las encuestas señalan que probablemente será así) habrá de celebrarse en las próximas cuatro semanas”

La redacción concreta de la propuesta dice: “La familia está fundada sobre el matrimonio libre entre un hombre y una mujer, su igualdad y el derecho y el deber de los padres a garantizar la educación y la instrucción de los niños”.

Manifestación pro-vida del 12 de julio de 2016 en la región de Moldova, Rumanía

Celebración de un referéndum

Para poder hacer efectiva la modificación en la Constitución es necesaria la celebración de un referéndum de ratificación de la propuesta, que ha sido bloqueado durante más de dos años, debido fundamentalmente a presiones de la Unión Europea y, durante un tiempo, también de los Estados Unidos, aún regidos por la Administración Obama, tal y como explicó a Actuall en octubre de 2016 Bogdan Stanciu, cofundador de la Coalición por la Familia

Además, el Tribunal Constitucional retrasó la publicación de la decisión sobre la validez de las firmas recogidas, de tal forma que no se pudo tramitar la propuesta de referéndum en el Parlamento durante la pasada legislatura.

Por fin, en mayo de 2017, el Congreso de Rumanía apoyó, por aplastante mayoría, la propuesta de la coalición civil. Para la celebración del referéndum, sólo quedaba que la porpuesta fuera apoyada también en el Senado, circunstancia que se hizo efectiva el martes 11 de septiembre de 2018.

De esta manera, el referéndum que puede suponer el blindaje de la familia natural en la Constitución de Rumanía (las encuestas señalan que probablemente será así) habrá de celebrarse en las próximas cuatro semanas, antes de mediados de octubre.

De aprobarse la modificiación, Rumanía se sumaría a países como Eslovenia.


¡Clic aquí para solicitar nuestros artículos por WhatsApp! 

Comenta desde Facebook

, ,
Editorial Traditio Invicta

Somos fieles católicos cuya militancia gira en torno a la instauración del Reinado Social de Cristo, o sea la civilización cristiana, austera y jerárquica, fundamentalmente sacral, antiigualitaria y antiliberal. Tal como lo manda nuestra Santa Iglesia.

También podría interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *